Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Amenaza terrorista

Por Jon San José Beitia

Producción irregular que toca la temática terrorista de una forma torpe y confusa, explotando el pequeño gancho comercial de uno de los integrantes del reparto de El señor de los anillos, Sean Bean, que está exprimiendo al máximo sus últimos cartuchos para hacerse notar como artista principal.

Desde un primer momento resulta confusa y fuera de toda lógica, se suceden una serie de acontecimientos que no tienen ni pies ni cabeza, haciendo que todo lo que intenta desarrollar cojee al no sostenerse sobre una base firme. Los responsables de la película juegan con los tiempos, presentando acontecimientos y vivencias del pasado con situaciones del presente, generando confusión y dificultando el seguimiento del argumento.

amenazaterrorista2

Los personajes no quedan bien presentados ni desarrollados, la selección del reparto no logra hacer creíble una historia difícil que tenga un sentido global, haciendo que todo se haga absurdo y pesado. Es de esas películas que el espectador pone paciencia y empeño en entender por todos los medios, dedicando gran parte de su tiempo esperando que ocurra algo que conecte con él, pero es algo que no ocurre en ningún momento. De esta forma y ante el poco atractivo del argumento, junto a la falta de calidad técnica e interpretativa, Amenaza terrorista, se convierte en una amenaza del aburrimiento que se convierte en realidad a lo largo de su visionado. Un producto totalmente prescindible y que no aporta nada nuevo en el panorama cinematográfico.

Es una lástima, pero Sean Bean no logra despegar como intérprete principal de una película y parece que va a quedar relegado a papeles secundarios en las que, como dijo en una entrevista reciente, siempre muere. No logra soportar con solvencia el protagonismo y, en ningún momento, resulta convincente como estrella principal. No logra ofrecer verdaderas secuencias de acción y cae en un bucle reiterativo de ideologías terroristas, que no resultan atractivas, puesto que intenta hacer partícipe al espectador, de los pensamientos y acciones de un terrorista, de una forma torpe y demagoga.

Un producto menor que no logra resultar atractivo, logrando aburrir en muchos momentos, generando confusión y malestar en el espectador que ha pagado por ver semejante producto. Totalmente olvidable y prescindible.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario