Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Alumbrando la tercera sombra

Por Anna Montes Espejo

Un crimen no resuelto, un cadáver que no es el que consta en el acta de defunción, un carismático desconocido que nadie puede identificar, un gato demasiado ladino… El tercer hombre (Carol Reed, 1949) reúne todos estos elementos en el escenario de la Viena de posguerra, dividida en estratégicos, y provechosos, sectores.

Holly Martins (Joseph Cotten) va a visitar a su amigo Harry Lime (Orson Welles). Éste último ha prometido un negocio al escritor, que ya no podía mantenerse mediante sus mediocres westerns. Sin embargo, Martins se topará con una desagradable sorpresa a su llegada a la capital austríaca, Lime había fallecido, y ya solamente podría despedirse de él en su funeral.

El trío lo completa la voluble Anna Schmidt (Alida Valli), que, obviamente, captivará a Holly en sus pesquisas sobre la muerte de su amigo. Anna es un personaje que podría relacionarse con el de Mary (Loretta Young) de El extraño (O.Welles, 1946). Welles y Reed ponen en escena dos mujeres que llegan a extremos de locura por su autoengaño respecto al amor, Mary resulta la más desesperada en la comparación. Una pena que Welles no supiera tratar sus delirios de un modo más surrealista y profundo, como después desarrollarían Hitchcock y Buñuel.

eltercerhombre2

Schmidt no será capaz de liberarse de la posesión de Lime, aún conociendo sus execrables tejemanejes; y empeñada en su orgullo y lealtad a un, desde luego, “despreocupado” novio, no aceptará los razonables consejos de Holly, ni aunque éste la espere…

El espectador más hábil sabrá captar rápidamente el trasfondo expresionista del film, en aspectos tan evidentes como las muecas del barón Kurtz (Ernst Deutsch), el derruido palacio donde vive Anna, y el puntilloso doctor Winkel (Erich Ponto); pero muy especialmente, reparará en la genial incursión de Welles en pantalla, así como su ratonil escapada por las laberínticas cloacas. No es de extrañar que en 1951 se llevara el Oscar a mejor fotografía, ideada por Robert Krasker.

Inolvidable, la excelente banda sonora de la cítara de Anton Karas, aunque cuesta encajar dentro de los parámetros del género negro, y más, en una película tan sombría como ésta… Sin embargo, es comprensible si se percibe el irónico y agrio sentido del humor que domina El tercer hombre: las continuas borracheras del escritor, su inocencia respecto a la reputación de su amigo, el adolescente amor que le provoca Anna, los peligros a dónde le lleva su “amistad” por Harry… Y Holly no es el único que mueve a risa al espectador, Harry Lime es un personaje con un profundo sentido del humor, si no, le hubiera sido realmente difícil conciliar el sueño por las noches.

Un consejo para el espectador, en cuánto acabe de ver la película, cuestiónese con qué personaje ha empatizado, y qué límites estaría dispuesto a cruzar, justificar y soportar.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn3Email this to someone

Comentarios

  1. Ana

    No he visto esta película, pero leer esta crítica obliga a ello, crea curiosidad. Gracias Anna.

  2. Rosbar

    Crítica densa y breve, magnífica como apunte. Sin embargo, no sé qué significa que Welles no llegó a las “profundidades” de Buñuel o Hitchcock. Es uno de los cineastas más populares, tanto para los cinéfilos en general, como para los críticos… y para los estudiosos del cine.

    Me ha hecho gracia el verbo “captivará”. He pensado que era un error de tecleación (espero que esta palabra exista), pero la p y la u, a pesar de estar cercanas en el teclado, no son vecinas. Y me he ido al diccionario, y efectivamente, es un verbo en desuso por “cautivar”. Pensando en cuál me suena más eufónico, no sabría decirte, jajaj

    Saludos

  3. Anna Montes Espejo

    ¡Una lectura atenta, Rosbar! ;)
    Respecto a esas “profundidades”, me refería a que, en mi opinión, en “El extraño” se podría haber sacado más partido de los delirios de la esposa, incluso haber explotado sus sueños y haber dado más importancia a la relación de la pareja, en lugar de a la trama principal. :)

  4. Jorge Valle

    Vi ‘El tercer hombre’ justo hace unos días. Me gustó mucho. Subiré mi crítica en los próximos días, aunque coincido contigo en casi todo. ¡Enhorabuena por tu artículo!

  5. Anna Montes Espejo

    ¡Pues en cuánto la publiques, la leo y te comento! :) Muchas gracias! :)

  6. Toni Ruiz

    Encantado de leer tu análisis de una película en cuya gestación siembre se ha dicho – y me lo creo- que llevó la voz cantante Wells más que Reed.
    Para mí es un peliculón con mil aristas.
    Me quedo con la reflexión que sugieres al final.
    Felicidades.

  7. Anna Montes Espejo

    Sí, la verdad es que “pobre Reed”, ya que en este caso, quedó muy a la sombra del gigante Welles (¡y quién no…!).
    ¡Muchas gracias! :D

Escribe un comentario