Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Al final de la escalera, terror en mayúsculas

Por Antonio Clemente

Hace unos días y después de disfrutar como hacía mucho que no lo hacía en una sala de cine con The Conjuring, pillé, casi de casualidad, por televisión un film de temática similar que ya había visto hace años y que me pareció muy interesante. Habló de Al final de la escalera (1980). Una película poco conocida en su momento que se hizo francamente famosa  al declarar Alejandro Amenábar ser su película de terror favorita.

De nacionalidad canadiense, protagonizada por George C. Scott y dirigida por el húngaro afincado en Hollywood Peter Medak Al final de la escalera gira en torno a la figura de John Russell, un profesor compositor de música que pierde a su mujer y a su hija en un terrible y desafortunado accidente de tráfico. Para intentar superar estas pérdidas, Russell se retirará a Chicago donde dará clases de música en una fundación. Así pues, de esa misma forma, su nuevo hogar será una antigua mansión, propiedad de la fundación, la cual lleva años abandonada y que oculta un misterioso suceso. Pronto John comenzará a notar la extraña presencia de una fuerza que se manifiesta de forma un tanto hostil.

Gran clásico del cine de terror moderno y referente para toda una generación, Al final de la escalera es un film imprescindible que se toma muy en serio tanto el continente como el contenido de lo que nos quiere contar. A caballo entre el telefilm y la producción cinematográfica, Peter Medak sabe jugar casi a la perfección con el significado de la palabra miedo y para ello pone en práctica un método infalible que últimamente ha caído en desuso que no es otro que el darle el principal protagonismo a la sugestión de la psique humana, es decir, procurar no mostrar ni enseñar absolutamente nada extraordinario o fuera de lugar y conseguir crear una atmósfera terrorífica e inquietante con los elementos cotidianos que nos rodean en el día a día.

finalescalera2

El guión obra de William Gray y Diana Maddox recurre con acierto a todos los clichés de ese subgénero que es el cine de casas encantadas: sesiones de espiritismo, objetos que se mueven aparentemente sin sentido, crímenes misteriosos… Toda una gran variedad de ingredientes muy bien cocinados para ofrecernos un plato muy sabroso.

De igual forma que hemos ensalzado las virtudes Al final de la escalera también posee sus errores y para el que suscribe el más grave es el que hace relación a su final ya que aunque el film tenga un ritmo y montaje ligero muy bien llevado en su último acto la película se desinfla sobre todo cuando el director se empeña en mostrar a través de unos efectos especiales algo cutrillos lo que durante toda la película ha sugerido y que tan buen resultado le ha dado.

Es curiosa la sensación de déjà vu que se tiene durante el visionado de este film y es que quien haya visto Los otros (2001) del señor Amenábar se habrá dado cuenta que el director chileno traspasa peligrosamente la línea que separa el homenaje al plagio más descarado y que es más que evidente tanto en nombres de personajes, planos o secuencias.

En definitiva y por ir concluyendo Al final de la escalera es una gran película de terror, lograda y convertida por méritos propios en referente de culto y un clásico en mayúsculas. Peter Medak nos dejó con las ganas de saber si su mejor película fue producto de la mera casualidad o sin embargo estábamos ante un gran director de cine de género. Una lástima que su carrera se haya mantenido en el más profundo de los olvidos.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Toni Ruiz

    Enhorabuena por la crítica, Antonio Clemente. Totalmente de acuerdo en que se trata de una gran película aunque su último tramo sea más flojo. Lástima que, como gran aficionado al género que soy, yo no haya disfrutado como la mayoría de vosotros con “The Conjuring”. Enhorabuena de nuevo por la crítica y gracias por hacerme revivir “Al final de la escalera”.

  2. Antonio Clemente

    Gracias Toni, un placer haberte hecho recordar este peliculon

Escribe un comentario