Image Image Image Image Image Image Image Image Image

After earth

Por Jon San José Beitia

La vida en la tierra ya no es lo que era, unos extraterrestres han acabado con todo y solo quedan unos pocos supervivientes por el espacio, entre ellos Will Smith y su fantástico hijo.

Todo parece el comienzo de un chiste, pero por desgracia, se trata de la enésima broma del director de El sexto sentido, M. Night Shyamalan. Una broma sin un ápice de gracia, ni de interés, como todos los trabajos recientes del director.

El sexto sentido fue una gran carta de presentación por parte de M. Night Shyamalan, pero sus recientes trabajos han ido dejando ver con claridad que fue algo puntual.

Sus trabajos han sido muy irregulares y todo lo que inicialmente era el comienzo de una carrera prometedora, empieza a ser un viaje autodestructivo, hacia el más rotundo de los fracasos.

after_earth3

M. Night Shyamalan, para atraer al público, se apoya en la presencia en el reparto de Will Smith y de su hijo. Ya que no nos engañemos, otra cosa no, pero Will Smith tiene gancho.

El director ha perdido el norte y emplea argumentos, basados en relatos ajenos y ha pasado a convertirse en un mercenario del cine, por llamarlo de alguna manera, perdiendo su sello de identidad y su personalidad a la hora de realizar trabajos arriesgados, interesantes y diferentes.

La historia es demasiado simple, absurda e insostenible. Nada, ni siquiera la presencia de Will Smith, logra despertar el interés por lo que pueda pasarle a su hijo.

La película cuenta con lo que parecen unos notables efectos especiales, pero nada más lejos de la realidad, son bastante discretos y tramposos.

En el cine actual, se piensa que con hacer unos efectos especiales llamativos y grandilocuentes, esta todo hecho, pero es necesario que haya una historia interesante y unos personajes cuyas interacciones, parezcan reales y en este caso las bestias generadas por ordenador, trasmiten más emociones que Will Smith e hijo.

La forma de presentar el relato y los personajes, carece de una estructura lógica. Algunas secuencias de flashback, que en teoría intentan dar sentido a lo que sucede en la trama, tienen el efecto contrario y dejan la sensación de ser totalmente innecesarias.

A la película le falta ritmo, emoción, acción y peca de ser simplista, llegando a ser monótona.

Desde luego que si llega el fin de de vida en la tierra y viene algún extraterrestre a poblar nuestro planeta, solo espero que no queden copias de esta producción mediocre, ¿qué iban a pensar de nuestra especie?

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario