Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Acorralado, un Rambo vengador

Por Enrique Fernández Lópiz

Ted Kotcheff dirige este film del súper Rambo-Stallone y la verdad, lo hace con pulso y buen oficio, dentro de las características de este tipo de películas. En realidad es una de las mejores películas de Ted Kotcheff, director más proclive a la comedia bufonesca que a la acción, pero que en esta ocasión consigue sobradamente el objetivo que se proponía, esto es, reivindicar que mal que nos pese: … que los norteamericanos están donde están por su ejército y no por sus hamburguesas” (como apunta el aficionado crítico pampeño Vircenguetorix). Tiene un guión acorde escrito por el propio Stallone junto a Michael Kozoll y William Sackheim basado en novela de David Morrell; y yo diría que salvando algunos exabruptos, el guión, aunque no muy original, es realmente atractivo y creíble, y nos envuelve con un ritmo fresco y trepidante a través de la historia que narra; buena fotografía del húngaro Andrew Laszlo (Shogun); y música que acompaña bien de Jerry Goldsmith con gran tema de Supertramp: It’s A Long Road.

En cuanto al reparto, la mayor parte de la película cae sobre la fuerte espalda de Sylvester Stallone, quien como sabemos es un actor singular. Quizá Stallone es el arquetipo casi en exclusiva del arte del cine, en el que un profesional puede ser malo, pero a la vez ser un valor para un film. Y es que Stallone lo que mejor sabe es doblar la boca y permanecer hierático, pero llena pantalla, o sea, entre él y la cámara hay sintonía. Este es un fenómeno que se ha dado bastante en la historia del cine: actores malos o mediocres se convierten en iconos por razones propias de la magia del cine. Esto no ocurre en la música, ni en el teatro, ni en la danza, por ejemplo; o sea, si no eres bueno en el teatro, la pagas, como la pagas si no eres bueno haciendo o interpretando música o bailando. El cine es diferente. Por lo tanto, Stallone está plenamente a la altura de su papel y nada hay que objetar. De otro lado están Richard Crenna, que hace un gran papel o la extraordinaria la interpretación del menos poco reconocido Brian Dennehy; e igual son buenaas las interpretaciones de David Caruso o Michael Talbot que acompañan muy bien a Stallone y al veterano Crenna.

acorralado2

Se trata de una película de acción con tintes dramáticos en que un ex-combatiente de Vietnam, John Rambo, un boina verde veterano del Vietnam y héroe nacional, llega a un pequeño y tranquilo pueblo americano a visitar a un viejo compañero del ejército, pero se entera que ha fallecido por las secuelas de la guerra. Pocos días después y por razones gratuitas, la policía lugareña lo detiene y lo somete a un trato evidentemente vejatorio, con golpes y un interrogatorio que no viene al cuento pues el buen Rambo no había hecho nada. Lo tratan como a un vagabundo y se ensañan con él, lo que le trae a la mente a Rambo los horrores y el sufrimiento padecido en la guerra de Vietnam. Es entonces cuando reacciona violentamente y huye de la comisaría para refugiarse en el bosque y en parajes agrestes donde es un experto en supervivencia y defensa. Y aquí se inicia una cacería policial incansable en la que Rambo saldrá vencedor de manera increíble, ante todo un ejército de policías que lo persiguen por aire y tierra.

Yo sé que la mayor parte de la crítica y de los aficionados al buen cine dicen que esta es una película mediocre tirando a mala, que no obstante, por ser un film de acción trepidante, tuvo un gran éxito en la taquilla. Pero yo querría añadir a este comentario un poco simple un par de argumentos más.

En primer lugar quiero recordar que la impopularidad de la intervención norteamericana en Vietnam, incluso dentro del propio EE.UU., provocó un fenómeno insólito en relación al trato que recibieron los excombatientes al retornar a su país; esto es, fueron tratados poco menos que como forajidos, mata niños o cosas peores. Justo lo contrario de los combatientes en la Primera Gran Guerra u otros casos. Los “ex” de Vietnam fueron vilipendiados, maltratados y marginados. Y esta peli es la gran metáfora de este fenómeno. Cierto es que se trata de una obra a todas luces exagerada, en exceso repleta de golpes, disparos, bombas, incendios, etc., y todo de manos de un ex-marine a la sazón un hombre laureado y Héroe del Congreso norteamericano que se ve literalmente asediado y acorralado por esa clase de policías propios de la América profunda, policías brutales e irracionales que pretenden hacer de su pueblo o ciudad su particular cortijo. O sea, que el héroe, en vez de ser tratado con todos los honores y el agradecimiento propio de quien hizo lo que su patria y sus superiores le ordenaron, es perseguido hasta el extremo. Y entonces, cual ave Fénix, Rambo se esconde, se aposta, mata, hiere, y acaba poco menos que incendiando el pueblo que tan mal lo recibió plan maldición bíblica. Como digo, toda una metáfora patriotera pero eficaz para una película en la que Rambo mata y se venga de la injusticia con que lo tratan, con que han tratado a toda la pobre gente (pues siempre eran los más humildes, o negros, o hispanos, etc.) que volvió de Vietnam con la vida hecha pedazos.

Rambo es sin duda criticable, pero es también una buena película de acción, filmada con consistencia y que no encubre un mensaje en cierto modo militarista –más que conservador, pues facha quienes realmente lo son es la policía-, si bien este mensaje lo sirve bien adornado y justificado. Y es que Acorralado es más que una peli de acción, es, como estoy diciendo, una severa crítica hacía toda la idiosincracia norteamericana, una sociedad hipócrita que dio la espalda a los que volvieron de Indochina, relegándolos al papel de indeseables, perdedores, fracasados y quedando éstos mutilados, psicológicamente castrados y socialmente marginados. Y a mí me parece que más allá de las críticas a los gobiernos norteamericanos por la guerra, al final, lo cierto y vero es que los que pagaron fueron, como siempre, los más débiles. Rambo, en tal sentido, vino allá por los ochenta a vengar esta afrenta social a los excombatientes de Vietnam.

En resolución: Acorralado es un film crítico, interesante, emocionante y más que correcto que muestra perfecta y dignamente la situación en la que se vieron inmersos los combatientes de Vietnam al regresar al hogar, dulce hogar.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario