Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Marcos Cañas Pelayo

El baile del cazador

Por Marcos Cañas Pelayo

No existe ninguna edad en que seamos críticos más pasionales que durante nuestra infancia. Piensen en que cuando les leían un cuento que les encantaba, no importando oírselo recitar a sus padres una y otra vez. De hecho, pobres de ellos si se saltaban una parte o acortaban algún tramo por cansancio; de inmediato, el niño o niña, que ya se lo sabía de memoria, les corregía. Y es que daba igual saber el inicio, nudo y desenlace. De hecho, producía un tremendo placer conocer como la palma de su mano a cada pieza, las cuales iban a llevar a ese punto magistral que nos embelesaba de aquellas páginas.

Desde hace algún tiempo, empieza a rondarme la idea de que El ciudadano ilustre (2016) va a adscribirse a esa categoría en la videoteca. El film de Mariano Cohn y Gastón Duprat impacta la primera vez que se ve. Ambos artistas narran el viaje de vuelta a su pueblo natal de un premio Nobel de literatura Leer Artículo

Vae Victis

Por Marcos Cañas Pelayo

[Análisis de último capítulo de la sexta temporada de The Walking Dead, Last Day on Earth (2016)]

Advertencia: Esta reseña contiene spoilers que no deberían ser conocidos por cualquier espectador/a que no haya visto las seis primeras temporadas del show

Prólogo

Imaginemos que corre el año 55 a.C. Cabalgamos junto con una audaz banda de aventureros provenientes de la Galia de las cabelleras largas, de distintas pequeñas tribus, aliados con éxito con algunos mercenarios Leer Artículo

La broma asesina

Por Marcos Cañas Pelayo

Pueden haberse hecho películas de terror y violentas en el cine español, sin embargo, ninguna lograría jactarse en justicia de ser más cruel que Calle Mayor (1956). Quizás alguna de sus rivales brinde imágenes más desagradables a primera vista, obligarán a taparse los ojos a su audiencia; costará conciliar el sueño tras su visionado, pero la obra maestra de Juan Antonio Bardem es la única que reúne uno de los requisitos más intolerables para conseguir que algo tan humano y deleznable como la crueldad sea insoportable: es vacua, vacía, inútil, una estúpida chanza de gente con mucho tiempo libre.

No tiene nada de extraño que la censura de la época se dedicase con saña a golpear el film. Los ingredientes que la pluma de Carlos Arniches dio al director tienen la receta de los males de una sociedad Leer Artículo