Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Enrique Fernández Lópiz

Comedia picaresca y ácida que tiene un poco de todo

Por Enrique Fernández Lópiz

Esta película la han titulado en España como Amor a la siciliana, pero su título original, más acorde es, “En guerra por amor” (“In guerra per amore”). Es la segunda película dirigida por Pierfrancesco Dilioberto (nombre artístico: Pif). Resulta ser una mezcla de comedia, romance, peli de guerra y film-denuncia llevada a buen puerto por un polivalente Pif, técnicamente impoluta y muy apropiada para pasar un rato con risa o con sonrisa, según a cada cual le permita su doctrina.

Cuenta una historia de amor ambientada en julio de 1943, justo cuando las fuerzas aliadas desembarcan en Sicilia para iniciar la reconquista y así forzar la caída de Mussolini. El protagonista, Arturo Gianmaresi (Pi) está enamorado de Flora (Miriam Leone), sobrina de Don Tano (Mario Pupella), hombre pudiente dueño de un restaurante en Nueva York. Pero Flora ha sido prometida con el hijo de un capo Leer Artículo

De cómo la antigua burguesía catalana dio luz al arte

Por Enrique Fernández Lópiz

El señor Esteve es una película cuya historia transcurre en la Barcelona del siglo XIX. En ella confluyen, como autores principales de la obra, dos pesos pesados del arte: Edgar Neville (nacido el Día de los Inocentes de 1899-1966) como director; y Santiago Rusiñol (1861-1931), autor de la novela que la inspira.

Empiezo por su director y guionista Edgar Neville, un polifacético aristócrata madrileño que cultivó diversos géneros artísticos con gran talento, sobre todo la literatura y la cinematografía. Por su filiación al bando nacional tras la guerra, no fue incluido como debiera en la nómina de intelectuales de la Generación del ‘27, como le ocurriría también a sus amigos escritores falangistas Miguel Miura, Tono, Enrique Jardiel Poncela o Álvaro de la Iglesia. Pero fue un hombre de éxito, lo que incluyó la carrera diplomática y docenas de rocambolescas actividades como las de dramaturgo, novelista, poeta, publicaciones en prensa y revistas, y Leer Artículo

Matando de lejos y suavemente, como el sistema

Por Enrique Fernández Lópiz

En Mátalos suavemente dos hombres blancos recién salidos de la cárcel, con pocas luces y drogadictos, son contratados por un tercer mafioso de tres al cuarto para que roben el dinero de una lucrativa partida de póker ilegal. En teoría, la responsabilidad de la partida es del organizador del juego, que ya había pasado por un episodio similar. Tras el robo, supuestamente los ladrones disfrutarían del dinero y podrían comenzar una vida nueva. Pero el dinero que finalmente roban pertenece a la mafia, que entra en contacto con un investigador de primer orden y asesino profesional de nombre Jackie Cogan, para que encuentre y liquide a los culpables que nunca habrían poder imaginado semejante pastel.

No hace mucho tuve la oportunidad de volver a ver este interesante thriller de gánsteres, ladrones de poca monta, mafiosos y criminales a sueldo dirigido por un atinado Andrew Dominik que consigue Leer Artículo